sábado, 9 de julio de 2016

ESO DEL AMOR II


                                 



         En la misma medida que un huracán devasta  la orilla, sus besos, un dulce en mi boca, hechan  abajo mis mas firmes convicciones. En el hermético mundo creado para tal fin las palabras sobran, dejan de tener sentido, cualquier intento carece incluso de la fuerza necesaria, son incomprensibles las palabras, vano intento de comunicación sustituido por el de la piel. Las promesas que anteceden son simple papel mojado, un contrato sin validez, los sentidos embriagados crean una realidad al margen, mas real que la misma vida donde perpetramos detener el tiempo.

          Mundo sublime y efímero, dulce y amargo, denso. Un abismo rodea nuestra inconsciencia, tenebroso, donde los presagios esperan pacientes. Mientras tanto ensimismados dejamos que la imaginación gobierne nuestros actos, sensación de liberad jamás vivida, jamás conocida. Quizá la arrogancia nublase los sentidos para poder hablar así, negando a otros la dicha, mas podrán crearse otros a semejanza pero no igual. El mundo se rompe alrededor pero ya nada importa, la luz llega a su máximo esplendor cegando los corazones impuros que escandalizados se esconden tras el muro que siempre les cobijo, construido con inmundicia y resentimiento, la peor de las argamasas.

          LLega la placidez como el ocaso en verano. Nuestro cuerpos exaustos rinden tributo a la los últimos rayos, recogiendo con celo su energía antes de que llege la penumbra, la luz fue generosa ocultando las caricias, las sensaciones prohibidas, ahora quien sabe si la oscuridad pasara inadvertida, si respetara la dicha, si dará paso a un nuevo día, quien sabe.

           

6 comentarios:

  1. Gracias por tu comentario Ana Lía. Pues así es, estás cosas no entienden de medias tintas, o te lanzas o no. Total que te puede pasar, acabar con el corazón hecho jirones?........quizá merezca la pena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso relato en el que creo adivinar una metáfora para el mismísimo acto del amor, con su excitación arrasadora, su cúlmen de placer y su momento de relajado disfrute. Pero al mismo tiempo hablas de lo auténtico de unos sentimientos que no entienden de crítica ni prohibiciones, sinceros y a prueba de sociedad.

    El texto, además de hermoso, me parece sencillamente brillante. Quién sabe hasta dónde puedas llevarnos...

    Un abrazo enorme y gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gravías Julia, tus palabras me animan a seguir haciendo cosas.

      Por cierto, bingo!!!, acertaeste en la apreciación.

      Un abrazo para ti

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tus palabras Julia, me animan a seguir haciendo cosas.

      Por cierto, bingo!!!! acertaste en la apreciación

      Un abrazo para ti

      Eliminar
  3. Este post tan poéticamente narrado podría hacer que se tambaleara más de una conciencia. Si conmueves al lector, entonces es bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te llegase Yolanda. Esa es la máxima satisfacción. Pienso que lo importante es comunicar algo, una idea, una sensación y si lo he conseguido.....para que quiero más:))

      Muchas gracias por tus palabras y un abrazo para ti

      Eliminar